viernes, 24 de octubre de 2014

Borges y quién.

Por Caleb Grisales Sánchez.

Borges y yo, escribía el ciego
Borges le escribía a Borges
Borges veía aunque era ciego.
Borges narraba su arrogancia, la arrogancia de sus mundos superiores.


Borges empieza donde la realidad termina,
Borges existe donde nacen los mitos.
es el laberinto que evocan sus gráfemas,
es el dios detrás del dios que empieza la trama,
¿Pero qué Borges o Dios habrá detrás de Borges?



Borges está en el espejo, Borges es la rosa que está en la rosa o en el nilo.
Borges es la memoria que sobrevivió a las inquisiciones,
es el libro infinito que repite su ciclo.
es las letras que derriban la ignorancia.
Borges es el arcano que todos quieren descifrar.

Borges yace en la cábala como un número desconocido,

Borges es todo, hasta la nada.

miércoles, 15 de octubre de 2014

Pequeño pensamiento de un pequeño preso libre, por Camilo Molina Restrepo


Un pequeñito ser humano se encontraba en un pequeñita celda, lo tenían preso por el mínimo crimen que una pequeña persona puede hacer, pensar que es libre.

El pequeñito ser humano se pasaba los días y los años en su pequeñita celda, comiendo pequeñas porciones de comida y durmiendo en su pequeña cama.


El pequeñito ser humano pensaba en la mínima y pequeña posibilidad de ser libre. Se mantuvo su pequeño pensamiento en la mente, para evitar que le alargaran su pequeña condena.

Luego de cuatro pequeños años, al pequeñito ser humano se le dejó salir de su celda, dio unos tres pequeños pasos afuera de la cárcel y dijo ¡Por fin soy libre!

Una pequeña fracción de segundo después, el pequeñito ser humano se vio rodeado por pequeños policías, le apuntaban.

El más pequeño de todos los pequeños policías le dijo: Pequeño ser humano e insignificante, el hecho de expresar, pensar o sentir la mas mínima sensación de libertad en esta pequeña sociedad está prohibida.

El pequeñito ser humano se dio cuenta de su pequeñísimo error. Quedó perplejo. Prosiguió el pequeño policía: Pequeño ser humano e insignificante, usted está arrestado por el pequeño delito de sentirse libre.

El pequeñito ser humano se encontraba en una pequeñita celda, lo tenían preso. Cada día le preguntaban unos pequeños policías: Pequeño ser humano, eres libre? Y el respondió: Pequeño policía, aún preso, siento que soy libre.

Cosa, por Camilo Molina Restrepo


- Cosa, cosa,cosa, cosa. - repetía el niño entonando una pequeña melodía.-
- ¿Que quieres? 
- Cosa, cosa, cosa, cosa, cosa, cosa. - seguía repitiendo-
- Si, una cosa. ¿Que cosa?
- Cosa, cosa, cosa, cosa, cosa, cosa.
- ¡Para! -Exclamó cogiendo al niño de los hombros-
- Cosa... Cosa.. Cosa... - Repetía el niño con un poco de miedo-
- ¿Que, cosa, quieres? - Preguntaba exasperado-
- Cosa... Cosa... Cosa... Cosa... Cosa.. Cosa. - Decía el niño mientras sacaba algo de su bolsillo-
- Dime- preguntó el hombre- ¿Que cosa quieres? - Sonreía-
- Cosa... - Le entregó un papel el niño al hombre-
- ¿Que es esto? - Le preguntó el hombre con extrañeza-
- Cosa.. Cosa.. Cosa.. Cosa.. - El niño apagaba su voz-


El hombre desdobló el papel, en él estaba escrito:

¿Me...puedo...ir de aquí? ¿Puedo....dejar de decir cosa, poder decir alguna otra palabra, puedo...hablar?

- Ay niño, cuantas veces tengo que decirte que jamás saldrás de este cuarto y que no podrás hablar ni una sola cosa. - El hombre le pegó al niño en la cara- Jamás saldrás, eres mío, de nadie más, así que... Sonríe y quédate por siempre, encerrado, en este lugar.

- Cosa, cosa, cosa, cosa. - Repetía el niño incansablemente, encerrado en aquel cuarto.

Recogió su papel, lo pegó junto otros papeles en la pared mientras se repetía en su mente:

¿Cuando Osaré Salir de Aquí?

Reseña: Escritores de la libertad




El diario de los escritores de la libertad (Freedom Writters) es una coproducción alemana-estadounidense dirigida por Richard LaGravenese y estelarizada por Hillary Swank, lanzada en el año 2007. Narra la Historia de Erin Gruwell, una joven y entusiasta maestra quien es asignada a trabajar en un colegio público de Los Angeles dando la clase de literatura.


En un principio en las clases reina el desinterés, los conflictos y las diferencias entre los estudiantes, quienes viven en situación de riesgo; las pandillas, la situación social y económica, y la tensión que se vive en las calles son factores que hasta ese momento son inexistentes para la maestra. Los jóvenes sienten que ese es el mundo en el que están destinados a vivir; el poco interés de muchos de sus padres y de sus maestros les da pocas esperanzas para salir de ese mundo en el que están inmersos desde sus infancias. Cuando la maestra en cuestión trata de entender lo que pasa en la vida de sus estudiantes, encuentra, por medio de la lectura de El diario de Anna Frank y la escritura de diarios, una manera de hacer que los jóvenes reflexionen sobre sus vidas; una forma de resistencia y escape de esa vida que por gracia del azar les tocó vivir.



En la película, por medio de los diarios de los estudiantes, y diferentes actividades que realiza en clase, la maestra logra crear un vínculo no solo entre ella y los estudiantes, sino entre los mismos estudiantes. Ellos aprenden a mirarse a los ojos, a escucharse, a encontrar un sinfín de elementos presentes en sus vidas, y se dan la mano para salir libres de ellos.



El filme muestra un buen ritmo, jamás se torna aburrida, y muestra la historia de varios de los estudiantes sin que el espectador pierda el hilo de lo que sucede; se arma de símbolos para profundizar en sus mensajes: podría verse una de las primeras escenas, en la que la maestra presencia con impotencia una de las peleas, mientras al fondo se observa un mural con el símbolo de la paz. ¡Qué ironía! Cuando la profesora llama a lista, pronuncia el nombre de una de las estudiantes, Eva, como cualquier gringo la pronunciaría: Iva. La estudiante la corrige con coraje, sin duda su nombre y la manera en que se pronuncia es algo importante para ella, como lo es para muchos de nosotros. La película transcurre, y varios maestros siguen pronunciando mal su nombre, en este momento Erin los corrige, y sin embargo para ellos sigue teniendo poca importancia los nombres de los estudiantes, las cosas que les importan y lo que sucede en sus vidas.



Los diarios son escritos por los estudiantes en su intimidad, y son leídos por la profesora sólo si ellos lo desean. En ellos plasman sin tapujos sus opiniones y los hechos que para ellos son realmente importantes. Cualquier persona que haya tenido como costumbre escribir o leer a media noche en su habitación, con la luz de una vela o una linterna para no ser descubierto, conoce esa extraña sensación de éxtasis, calma y paz interior. Este es uno de los actos más hermosos de la vida, y hasta ese momento ninguno de los estudiantes lo había experimentado. La escritura dentro de la intimidad es un modo de terapia que ayuda a la reflexión y a la construcción de sentidos de vida individuales y colectivos. Al reflejar en el papel cualquier sentimiento, ocurrencia o recuerdo, el escritor dialoga y discute consigo mismo; al leer lo que se escribe se puede llegar a diferentes puntos de vista que no se habían tenido en cuenta, se llega a ver con nuevos ojos tanto a la vida como a uno mismo y se llega a encontrar soluciones a ciertos problemas que no habrían sido poder encontradas de otra manera. Este tipo de escritura es en sí un acto de transformación y evolución, además de generar placer y adrenalina.



Se ve que la escritura es un factor importantísimo en la película y en la vida misma. La película muestra varias facetas de la realidad como en realidad son: el poco interés de ciertos maestros hacia sus estudiantes, y el hecho de que se sientan atacados cuando un maestro joven quiere hacer bien su trabajo; la xenofobia que produce las diferencias en un ambiente pluricultural; la manera en la que las pandillas y las manifestaciones de la violencia en general, termina afectándonos a todos de alguna manera. El filme muestra todas estas problemáticas de una manera excelente, además de sugerir respuestas y posibles soluciones a estas. Es una película que mueve emociones y pone la piel de gallina, genera en el espectador pensamientos positivos y ganas de actuar y generar cambios. En cuanto a lo personal, este tipo de películas me motivaron y me ayudaron a descubrir qué quiero hacer con mi vida. Y estoy seguro de que no soy la única persona a la que le sucede.









martes, 14 de octubre de 2014

El teléfono, por Juliana Chacón

El teléfono es portador de malas noticias, siempre lo ha sido. En mi casa casi nunca se utilizaba, exceptuando aquellas veces que se necesitaba ir al doctor o pedir comida. Así que cada que el ring ring comenzaba y ahogaba el silencio de nuestro hogar aturdiendo nuestros oídos, se sabía que algo malo acababa de pasar. Una muerte, un suicidio, una enfermedad terminal, un accidente, una mala noticia. La mayoría de las llamadas son de madrugada pero realmente no importa; la vida no tiene un horario específico para las desgracias, simplemente te jode sin avisar.

Cuando tú vives lo suficiente como para haber recibido decenas de malas noticias, simplemente esperas que un día suene el teléfono y no ser el miserable inocente que contesta y ha de informar a toda la familia la tragedia, pues tú serás la causa de la llamada, tú serás la mala noticia; tengo muchas arrugas, he derramado un mar de lágrimas, he asistido a tantos funerales y hospitales que ya he perdido la cuenta y sin embargo, no logro acostumbrarme a la desgracia y no me gusta contestar el teléfono. Pero está sonando.

Like, por Camilo Molina Reestrepo




- ¿Que te pareció mi manuscrito?
- Like
- ¿Eh?
- Me gustó.
- ¿En serio? 
- Me gustó.
- Pero ¿Nada más?
- Me gustó.
- Si, ya se que te gustó -Tras una pausa- ¿No te causó algo? ¿Tiene alguna impresión, un comentario, una opinión?
- Me gustó.
- Bueno, gracias igualmente.

El hombre se fue a donde sus amigos.

- ¿Y? ¿Que le pareció? - Preguntaban ansiosamente sus compañeros-.
- Le gustó
- ¡Que bien! ¿Te dijo algo más?
- No.- Dijo, con cara de estupefacción-
- ¿Nada?
- Solamente me dijo que le gustó, le preguntaba muchas cosas más y solamente se limitaba a decirme que le gustó mientras me hacia un gesto de aprobación con las manos.
- Tan raro, me esperaba algo un poco más extenso, viniendo de un escritor.
- Igualmente pero, pues, no todas las veces podemos obtener unos comentarios que expresen sus emociones al ver algo, leer algo o escuchar algo.
- Tienes razón.
- Bueno, creo que me voy. Ya es tarde y los dejaré disfrutando de la fiesta por mi texto, que ahora tiene un like.
- Adios.- Le contestaron sus amigos-

El hombre se fue confundido y decepcionado de la reunión en la que se le celebraba la aceptación del manuscrito por parte del escritor.