martes, 29 de abril de 2014

La Biblioteca


 Por: David Grisales Sanchez


                                   “Si viéramos realmente el Universo, tal vez lo entenderíamos.” ―Jorge Luis Borges

El universo es similar a una biblioteca enorme, habitada por inmensos anaqueles divididos en múltiples espacios rectangulares. Cada espacio rectangular alberga 13.000 libros y cada anaquel alberga 257 espacios rectangulares. Los anaqueles se pierden en el horizonte en medio de una sucesión aparentemente infinita. Los anaqueles se hallan al interior de enormes recamaras, cada recamara tiene 6 ventanales: dos a la izquierda, uno a la derecha, y tres en la cara frontal. En el techo enormes lámparas cuelgan, estas se alimenta de la fusión imparable de los átomos de hidrogeno y helio. A su vez el hidrogeno y el helio son vaciados en las lámparas por ancianos barbudos con pensamientos indescifrables, camisones blancos enormes y mirada penetrante.
Al final de cada recamara están las puertas, todas las recamaras se conectan a través de éstas. El número de recamaras puede ser encontrado mediante una compleja ecuación, la cual hasta ahora no ha podido ser hallada por ningún ser de este universo, es sólo conocida por el bibliotecario, quien no pertenece a ningún universo. Al lado de cada puerta hay un espejo, el espejo es la conexión con otro mundo, pero para atravesar el espejo se necesita del bibliotecario (un hombre de aspecto mágico que pareciera ser producto de la imaginación de Joanne Rowling o de algún escritor soñador cuya única forma de desahogarse es mediante la fantasía), el bibliotecario a pesar de su aspecto mágico es huraño, su sonrisa amena se halla reservada sólo para aquellos sabios que logran ser dignos de su gratitud. Dicen aquellos que han atravesado el espejo, que el mundo que está allá en nada se parece al País de las maravillas del que tanto habló Carroll. Dicen éstos que aquel mundo perturbador, arcano y mágico es como una especie de desbarajuste de imágenes, una anarquía matemática, un mundo desigual, donde las leyes del espacio y el tiempo se desvanecen, habitado por seres que desaparecen y reaparecen de la nada, ondas que flotan en el espacio y cuerdas que se hacen visibles a simple vista.
Los espejos tienen siete metros de alto por seis de ancho, están adornados con marcos de polvo cósmico que en la parte superior llevan una fórmula, la fórmula sirve para hallar el área del espejo, la cual al ser sumada con la del espejo anterior y multiplicada por el número de recamaras elevadas a Π devela la clave para activar el espejo. Todos los espejos están iluminados por pequeños faros que apenas y se asoman en el suelo. Cada faro es una lámpara que ha agotado su combustible nuclear y ahora está compuesto por átomos en estado de plasma, condenada a iluminar ante su propio reflejo, el reflejo de su decadencia.
A izquierda y a derecha de cada recamara hay dos gabinetes minúsculos. Uno permite dormir de pie; otro, satisfacer las necesidades finales.
La biblioteca es la totalidad del espacio y del tiempo, de todas las formas de la materia, la energía y el impulso, las leyes y constantes físicas que las gobiernan. La biblioteca está en constante expansión. La biblioteca no se halla gobernada por ninguna ley, esta rebasa la imaginación de cualquier ser, y sólo es comprendida por aquellos que insatisfechos con la simplicidad de las cosas que los rodean, dedican su mente a el estudio de la biblioteca. Dice el bibliotecario, con voz gruesa y severa – todo aquel que logra comprender que el mundo no es sólo aquello que lo rodea está condenado a habitar la biblioteca, Éste se convertirá así en un navegante de mundos desconocidos, en un habitante de la nada, que con una mente que lo supera todo, podrá entender incluso el funcionamiento de los espejos, y quizás, hallar el número de recamaras, en conclusión, se podría decir que se convertirá en un lector –. Esta es una fascinante afirmación, es simplemente la descripción de la grandeza, grandeza que sólo pueden albergar las mentes más humildes.
En el centro de la biblioteca hay un enorme salón, el salón tiene tres pisos, catorce ventanas, dos puertas y una escalera. Las paredes del salón están adornadas por enormes y preciosos garabatos, en ellos se plasma una realidad irreal, sus dibujos son paisajes donde el tiempo y el espacio están distorsionados y la relatividad es un minusválido sentado bajo un árbol. En el salón se reúnen físicos y cosmólogos, artistas y escritores, todos con un solo fin, el de leer la basta cantidad de libros que se acumulan en la biblioteca. En la biblioteca no coexisten dos libros idénticos, cada libro es un algoritmo, y cada algoritmo es la base de alguno de los millardos de elementos que constituyen la estructura del universo.
Muchos de estos hombres llevan siglos en la búsqueda de respuestas a los misterios básicos de la humanidad, dos de ellos el origen de la Biblioteca y del tiempo. Sin embargo es verosímil que esos graves misterios puedan explicarse en palabras: si no basta el lenguaje de los filósofos, la multiforme Biblioteca habrá producido el idioma inaudito que se requiere y los vocabularios y gramáticas de ese idioma. Hace ya cuatro siglos que estos hombres fatigan los rectángulos... Hay buscadores oficiales, inquisidores, delegados de los espejos que llegan siempre rendidos; hablan de una escalera sin peldaños que casi los mató; hablan de recamaras y de escaleras con el bibliotecario; alguna vez, toman el libro más cercano y lo hojean, en busca de palabras infames. Visiblemente, nadie espera descubrir nada.
En algún momento la desaforada esperanza, sucedió, como es natural, una depresión excesiva. La certidumbre de que algún rectángulo, en algún anaquel, en alguna recamara encerraba libros preciosos y de que esos libros preciosos eran inaccesibles, pareció casi intolerable. Una secta blasfema sugirió que cesaran las buscas y que todos los hombres barajaran letras y símbolos, hasta construir, mediante un improbable don del azar, esos libros canónicos. El bibliotecario, severo como un cancerbero del infierno se vio forzado a
realizar una ineludible tarea, el bibliotecario se vio obligado, (envuelto en el más inescrutable sufrimiento), a cerrar la biblioteca. Por diez siglos la biblioteca estuvo cerrada, hasta que finalmente la compostura renació, y de nuevo la biblioteca volvió a ser cuna de saberes y albergue de caballeros errantes que escudriñaban libro tras libro, sólo para hallar dragones, dragones con los cuales luchar, y al final derrotar.
Como todos los hombres de esta biblioteca yo he viajado desde los más remotos espacios de mi propia consciencia, he atravesado cientos de recamaras en la búsqueda de respuestas a mis más íntimas preguntas. A través de mis viajes me he liberado de todo aquello cuyo valor es extrínseco e impropio de aquel que desee hallar el conocimiento supremo. Mis pensamientos ahora en el arcoíris de mi vejez retoman la lucidez que tuvieron en la alborada de mi existencia. Mi vida ahora se alimenta de la escritura, estas páginas son mi vida y cada libro que he escrito y almacenado en algún espacio cúbico de los anaqueles representa la sustancia misma de mi existencia. Ahora la escritura metódica y cargada de relatos traídos por seres de más allá de los espejos, del país de las maravillas, de este universo y de quién sabe cuántos más, de Hogwarts, de Macondo y de otros miles de recovecos, es lo que me distrae de la presente condición de los hombres. La certidumbre de que todo está escrito me convence de que mi existencia ha tenido algún significado. En mi camino he hallado otras bibliotecas, en las que los jóvenes se vanaglorian de conocer libros pero no saben descifrar una sola letra. Pero esta travesía y los cientos de relatos que he oído me hacen suponer con certeza que todo desaparecerá. Las epidemias, las discordias heréticas, la codicia, el deseo insaciable de los mortales humanos de ir siempre por más y las peregrinaciones que inevitablemente degeneran en bandolerismo, han diezmado la población. Quizá me engañen la vejez y el temor, pero sospecho que la especie humana – la única, esa a la que pertenece este noble caballero de dentadura desgastada, pies planos y enmarañado cabello – está por extinguirse, y en efecto con ella me extinguiré yo.
Al final de todo la biblioteca subsistirá: iluminada por la incesante fusión de los cientos de átomos que componen el combustible de sus lámparas, solitaria, infinita, perfectamente inmóvil, armada de volúmenes preciosos.
A algunos les parece descabellado suponer que la biblioteca es infinita; no es ilógico pensar que el mundo es infinito. Quienes lo juzgan limitado, postulan que en lugares remotos los corredores, espejos, escaleras y anaqueles pueden inconcebiblemente cesar, lo cual es absurdo. Quienes la imaginan sin límites, recuerdan siempre que el resultado de la ecuación que indica el número de recamaras es desconocida, y que esta puede arrojar un número sin fin. Yo, resguardado por los impenetrables muros de mi locura y la excusa de que todo hombre puede equivocarse me atrevo a insinuar esta solución del antiguo problema: el número de recamaras carece de un número finito, de modo que estas recamaras son ilimitadas y quizás periódicas. De hecho me atrevería a afirmar que si un viajero cuya vida se pudiera extender por siglos y siglos, se aventurara a recorrer la biblioteca en toda su inmensidad, descubriría al final que la biblioteca no tiene final. Quizás su constante
expansión ha hecho que sus límites se desvanezcan en el vacío, o puede ser que exista algún espejo invisible que siempre lo llevará a uno a otra biblioteca en algún lugar, y así sucesivamente hasta regresar a esta biblioteca. Al final sólo me queda la certeza de que, como ya lo he mencionado antes, la biblioteca es la totalidad del espacio y del tiempo, el albergue de las leyes que lo controlan todo. La biblioteca es el universo.

lunes, 28 de abril de 2014

Y soñé...

 Por: Karen Bernal

Y entonces una noche soñé,
soñé que tenía un mejor amigo con el cuál compartía todos mis gustos,
y hasta mis disgustos,
con aquél que no había problema para salir a un parque solamente para hablar,
con el que estaba feliz cada 8 días en cine viendo una nueva película,
donde no me importaba gastar dinero en él,
y recuerdo que también soñé,
que su blanco pálido era perfecto,
que sus palabras eran perfectas,
que su loción era perfecta,
y recuerdo también,
que era mi mejor amigo,
porque podía hablar con él de todo lo que quisiera,
porque podía ser yo,
porque podía hablar mucho tiempo con él sin cansarme,
porque me daban ganas de llamarlo para contarle mi día,
porque me daba buenos consejos,
porque podía contarle mis secretos,
porque siempre estuvo ahí, o bueno,
un SIEMPRE, significa "MIENTRAS DURÓ...
y también recuerdo que pude por primera vez depositar toda la confianza en alguien,
y que lo amaba, con todas las fuerzas,
pero no lo amaba como se ama a un novio,
no, yo a él lo amaba como algo más que un amigo,
como mi hermano,
porque sabía que eramos de madres diferentes,
pero también creí que lo conocía,
y en realidad era tan "hombre perfecto"
uno de los que todas quieren, quiero decir,
trabajador, estudiante, responsable, tierno y comprensivo,
y recuerdo, que era tan perfecto que a mi no me gustaba,
por el solo echo de conocerlo"completamente"
y recuerdo que llegaron muchos obstáculos y siempre estuvimos juntos,
y recuerdo promesas, una en especial, la de
"NUESTRA AMISTAD SOBRE TODOS Y TODAS, SIN DISTANCIAS"
pero también recuerdo que lloré mucho,
que nunca volvimos a salir,
que las llamadas era rechazadas,
que nunca volví a escuchar su voz
porque un día sin ninguna razón se alejó,
y recuerdo, el dolor, el quedarse sin aire, porque sentí que no solo se fue un amigo,
si no que se fue un hermano, y desde ahí , fue difícil volver a confiar,
no solo en otros, si no en mi,
fue difícil intentar querer,
fue difícil pensar en más...
también recuerdo pensar en que lo podría perdonar, porque para eso estamos,
porque yo si cumplo mi promesa,
porque en realidad siempre había estado ahí..
Y entonces desperté, y me di cuenta que no todo había sido un sueño, que todo eso, solo había sido un regreso al pasado, y ratifiqué, que en realidad, nunca me he ido,
y que yo si cumplo mis promesas, y si tengo
PALABRA.

El hombre del parque

Por: Ana María Muñoz
Editado por: José Daniel Bustos

Tranquilidad, silencio y oscuridad. Es lo único que lo acompaña en esa noche de sábado. En ese parque con abundantes árboles, sólo pasa el viento y el tiempo. Un cigarrillo reposa entre sus dedos, se consume a medida que la luna llega a su punto máximo de lucidez. Desde pequeño le ha gustado contemplar a la luna. Dice que posee una belleza extraña y a la vez tan cautivadora que le lastima no poder llegar hasta ella. Su mente no ha parado de pensar, pero aún así, no recuerda en que pensaba hace 2 minutos. Vaya ironía. De un momento a otro, su oído capta el motor de un carro, se vuelvo precavido y se oculta detras de un árbol, desde ahí lograr ver salir a dos hombres junto a una mujer. La mujer observa hacia el parque con curiosidad y se pregunta qué sorpresas aguarda dicho parque. La mujer viste con elegancia, y su forma de caminar y expresarse hace llamar la atención del hombre. Estando detrás del árbol, él ingenia un plan para llegar a la mujer, pero él no sabe que justo en ese momento una mujer se acerca al parque con el fin de perderse. para después encontrarse a sí misma.

lunes, 21 de abril de 2014

La espera

Por: Andy Lozano

Amar es un acto desinteresado en el que dos seres que se aman así mismos son capaces de comprometerse con otro sentimiento, desligando la soledad, aceptando que las diferencias es aquello que los construye, pretendiendo poner el sol como muestra irreprochable de la luz guía que significa tener al otro en tu vida.

Vale la pena, entonces, creer que nunca ningún tiempo es suficiente, que para alcanzar algo quizá debas esperar más de lo calculado, imaginado, estipulado; que quizás ese algo nunca llegue, que quizás cuando llegue no te convenza, lo loable del caso es admirar tu capacidad para esperar, tu paciencia infinita para dar amor.

Vale la pena aceptar de vez en cuando que diástole y sístole sea lo único que habita en tu corazón, pero también vale la pena, llenar ese espacio de sonrisas extrañas, de otras conocidas, vale la pena llenar ese espacio de sueños, vale la pena llenar ese espacio de amor propio, para que sea el mismo el que se encargue de remodelar el lugar y dejarlo habitable...quizá sea usado pronto, quizá sea necesario pasar de vez en cuando a limpiar el polvo, lo que realmente vale la pena, es la capacidad de esperar.

No hay una formula explicita para ser feliz, no existe por lo tanto un argumento aclaratorio que te lleve por ese camino, lo único permitido en ese espacio es ver a la felicidad como un lego que se complementa de pequeñas piezas, es sentir la felicidad como micromomentos y hacer una colcha de retazos de ellos a lo largo de nuestra existencia y, sin embargo, lo importante aquí es la capacidad de esperar.

Lo sueños no son más que el acelerador de nuestra creatividad, de nuestra voluntad,los sueños no son más que pequeños obreros que trabajan en nuestro espíritu y le conceden la libertad o la opresión dependiendo de nuestra capacidad de trabajo y sin embargo, lo importante aquí es la capacidad de esperar; de ver los sueños como construcciones del tiempo y del trabajo y no como situaciones circunstanciales.

vale la pena vivir, vale la pena sonreír, vale la pena creer en que lo importante no es cuanto tardas viviendo sino cuanto tardas en comprender que tu vida no es más que un gran terreno en el que tu construyes tu propio imperio y todo eso se logra al comprender que el tiempo es la única unidad de medida, que los juicios externos solo son provocaciones mínimas, porque lo importante esta en que mientras eres capaz de esperar eres capaz de ver como en tu terreno haces suceder cosas maravillosas y ello dibuja sin ningún esfuerzo una sonrisa en tu cara.

domingo, 20 de abril de 2014

The last forever


Por: Angie Arias
 Those happy days we lived. 
Those big smiles we had. 
Those forever's that are ending. 
Now, these tears screaming down our faces. 
Now all this pain in our hearts. 
Just another and maybe the last hug. 
I don't want to see it. 
I don't want to feel it. 
Just a time machine I need, for repair the mistakes that I did.

jueves, 17 de abril de 2014

Adios, Gabo

 Por: David Grizales Sanchez

"La vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda y cómo la recuerda para contarla" – Gabriel García Márquez. En medio de un aguacero extraviado, poderoso y acompañado del sonido agradable de la lluvia chocando contra la tierra seca, nació Gabriel García Márquez un 6 de marzo de 1927, en la caribeña Aracataca, un poblado colombiano, nació un domingo diferente a los demás, a partir del cual el niño viviría una infancia a la que volvió muchas veces, y gozaría de una vida colmada de éxitos, pero también de penurias y de retos… Hoy murió también en medio de un panorama extraño, porque los famosos tienen (no sé por qué) la mala costumbre de morirse en días inadecuados, y quizás por eso y por su irreverencia Gabo se atrevió a dejarnos un jueves santos, consiguiendo así que hasta el más religioso se detuviera de su rezo para lamentar su partida, y me atrevo a decir que nos dejó, porque estoy seguro que no se fue obligado por la muerte sino en medio de un acuerdo, algún trato hecho con anticipación entre Gabo y la muerte. Y es que Gabo fue sin duda un personaje diferente, un hombre cuya capacidad imaginativa logró transportarnos hasta mundo míticos, mundos en los que la realidad espantosa de una Colombia desolada se mezclaba con la magia de sus letras, con los recuerdos intangibles pero vividos que se almacenaban en su prodigiosa mente, recuerdos que según su biografía eran herencia de su abuelo; recuerdos que se fueron acumulando hasta que años más tarde, su decidida y portentosa pluma se convirtiera en un manantial inacabable de letras que conquistaron a incontables lectores en todos los rincones del mundo. Pero Gabo no era más que un historiador, un patriota que aún lejos de su tierra y expulsado por sus propios compatriotas no abandonó sus orígenes, narró nuestra historia como ninguno lo ha hecho, fue un poeta que no escribía en prosa, pero que igual logró tocar las fibras más sensibles de aquellos que lo leímos. Fue un incansable promotor de la cultura y la historia de su tierra y de su región, incluso en sus últimos días, cuando la pelona lo acechaba silenciosamente disfrazada de un cáncer destructor, optó por vestir la tradicional Guayabera, dejando de lado el típico traje anglosajón, ese de corbata y saco que tanto detestó, Gabo reivindicó, como escritor y como persona, la singularidad de América Latina y del Caribe. Su irreverencia también fue una característica que lo hizo inmortal, pues su personalidad desinhibida y exótica consiguió convertirlo en una persona admirable por la particularidad de su actitud, muestra de ello fue aquella ocasión en la que amenazó de asistir con Guayabera a la entrega de los premios nobel, pues aducía que era esta la prenda nacional de la región Caribe Colombiana… sin embargo no usó la guayabera, pero de todos modos fue irreverente, orgulloso con su traje de liqui-liqui blanco y de lino fino, con el su traje desfiló altivo en medio de los otros Nobel que se hallaban vestidos de acuerdo al protocolo, ese día además pronunció un discurso, en el que una vez más ratifico su amor por la cultura Colombiana, de él cito el siguiente texto, que recalca una vez más su amor por la América Latina y nos recuerda el sufrir de esta tierra: “Me atrevo a pensar que es esta realidad descomunal, y no sólo su expresión literaria, la que este año ha merecido la atención de la Academia Sueca de las Letras. Una realidad que no es la del papel, sino que vive con nosotros y determina cada instante de nuestras incontables muertes cotidianas, y que sustenta un manantial de creación insaciable, pleno de desdicha y de belleza, del cual éste colombiano errante y nostálgico no es más que una cifra más señalada por la suerte. Poetas y mendigos, músicos y profetas, guerreros y malandrines, todas las criaturas de aquella realidad desaforada hemos tenido que pedirle muy poco a la imaginación, porque el desafío mayor para nosotros ha sido la insuficiencia de los recursos convencionales para hacer creíble nuestra vida. Este es, amigos, el nudo de nuestra soledad.” Hoy se marcha un hombre diferente a todos, uno que hizo de Colombia y América Latina su inspiración -América Latina es el primer productor mundial de imaginación creadora, la materia básica más rica y necesaria del mundo nuevo-, y es que García Márquez tomó las vivencias de sus compatriotas y las convirtió en narraciones extraordinarias, a partir de las cuales creo un nuevo mundo narrativo sorprendente, en el que la realidad se entremezcla sutil pero extraordinariamente con la magia y la fantasía: el realismo mágico. En medio de realidades, aspiraciones, fantasías, júbilos, gratitudes, imaginaciones y, sobre todo, por el edén irrepetible de su lectura, Gabriel García Márquez está ahora en el mismo lugar donde él llevó a Esteban en su imperecedero cuento “El ahogado más hermoso del mundo”, después de que a la gente del pueblo “se le abrieran las primeras grietas de lágrimas en el corazón”… Porque una vez comprobado que había muerto “no tuvieron necesidad de mirarse los unos a los otros para darse cuenta de que ya no estaban completos, ni volverían a estarlo jamás”… El murmullo del mar trae la voz del capitán de aquel navío, que en 14 idiomas, dice apuntando al mundo, sobre el promontorio de rosas amarillas en el horizonte del Caribe: “Miren allá, donde el viento es ahora tan manso que se queda a dormir debajo de las camas; allá, donde el sol brilla tanto que no saben hacia donde girar los girasoles; sí, allá, es el pueblo” de Gabriel García Márquez. Gabo estaba destinado a hacer de la cultura su profesión, porque según decía el de no haber sido escritor hubiese sido músico. Lo supo hace mucho en Zúrich cuando una tormenta de nieve lo obligó a refugiarse en un bar. Su hermano Eligio recordaría cómo él se lo contó: “Todo estaba en penumbra, un hombre tocaba piano en la sombra, y los pocos clientes que había eran parejas de enamorados. Esa tarde supe que si no fuera escritor, hubiera querido ser el hombre que tocaba el piano sin que nadie le viera la cara, solo para que los enamorados se quisieran más”. Como Gabo no habrá otro, nos deja un legado extraordinario que vivirá por siempre en la mente de nosotros sus lectores, su herencia cultural es invaluable y exótica, compuesta por toda variedad de historias… historias que nos permiten transportarnos a cualquier lugar, época o aventura. La forma en que Gabriel García Márquez nos narró su vida lo hizo inmortal… De Gabo se fue su cuerpo, sí, pero sus letras seguirán existiendo por siempre, y con ellas su alma, porque Gabo no escribía con su pluma, sino con su alma.

miércoles, 16 de abril de 2014

Confesiones De Un Corazón Roto, primer capitulo

Por: Maria Juliana Gallego


Mi nombre es Jessica Smith, Nací el 31 de Diciembre de 1997. Pero, ¿a quién le importa mi vida, verdad?.
Amor... ¿qué es es amor?. ¿Tristeza? ya lo creo, ¿decepción? Toda la que pueda existir. Esa, es mi definición de amor.
Mi vida es un infierno. Soy invisible para todos a mi alrededor. Mi padre, me odia, mi madre lo apoya y mi hermana... Es la reina del lugar. Mientras que yo, solo vivo bajo su sombra. Soy la antisocial de la clase, siempre uso mangas largas y jeans. ¿Porqué?... Es muy fácil de entender, tengo cicatrices... Las cuales no son fáciles de sanar. Tengo en todo mi cuerpo, hasta en mi alma y corazón.
¿Podrías guardar un secreto?.
Me corto, lloro todas las noches para así poder dormir... Grito y sufro en silencio. Mi vida es como un bosque eterno. Uno lleno de oscuridad, soledad y amargura.
Mi cielo, no es azul, mi cielo es de un rojo intenso, un rojo escarlata. Al igual que el mar, rojo... Un rojo sin fin. ¿Mis lágrimas?. Por suerte... Son negras como mi sangre.
Estos son los colores del sufrimiento.
Pero, !ya basta de mi¡. Mejor hablemos de mi familia. Mi padre trabaja para el FBI, mi madre es ejecutiva y mi hermana... Bueno, ella es la menor y siempre obtiene lo que quiere.
Gracias al cielo tengo algo con que distraerme, un violín, es mi salvación y es muy preciado para mi. Me lo dio mi abuelo el día de mi cumpleaños. Lamentablemente, murió dos meses después.
Mis compañeros, son la soledad y la tristeza. Mis amigas... Son las cuchillas, siempre las llevo conmigo, a cualquier lugar.
Lo único que siempre he querido es amor. ¿Es eso mucho pedir?, ¿Es muy difícil de conseguir?. Si es así, debería rendirme de una vez.
A veces pienso que sin mi aquí, mi familia viviría mucho mejor. No se sí es una coincidencia o un error que mi hermana haya nacido el mismo día que yo, pero parece que mis padres piensan que ella es la única viva aquí.
Baje las escaleras y me senté en el sillón a esperar a mi hermana, ya que en 30 minutos nos recogería el autobús. Después de 5 minutos, apareció mi hermana, llevaba puesto un vestido color lavanda y unas vans.
- ¡Feliz Cumpleaños!. -dijeron mis padres al mismo tiempo que la abrazaban.
Por cierto, no he dicho el nombre de mi hermana. Se llama Nicole, pero todos le dicen Nicky.
Recibió más regalos de los que puedas desear. ¿Y para mi?. Cierto... Yo no existo para nadie. Parecía que era mi día de suerte, ya que mi padre llevaría a Nicole a la escuela.
En ese preciso momento, llego el autobús. Sin decir ni una palabra, salí de la casa y me subí, me senté en el fondo y como si estuviera en una película, comenzó a llover. Al igual que la lluvia me acompañaba a mi, yo la acompañaba a ella, sólo que yo lo hacia con mis lágrimas, que caían silenciosamente por mis mejillas.

domingo, 13 de abril de 2014

Recuerdame


 Por: José Daniel Bustos.

Preferiría morir antes de que mi tumba dijera algo como "vivirás por siempre en nuestra memoria y nuestros corazones". Sorpresa: sus corazones no vivirán para siempre. Pienso un poco diferente acerca de los recuerdos. Puedes vivir de tus recuerdos, pero no puedes vivir en los de los demás. La vida es un ciclo, y esta llena de cambios. Los recuerdos siempre serán los mismos. Estoicos y estáticos ante el paso del tiempo. A veces lloraras con el recuerdo que una vez te hizo feliz, sufrirás y desearás borrarlo de tu mente. Pero en el fondo disfrutas de ese sentimiento de ahogamiento, porque te hace sentir vivo. A veces solo te sentarás con la mirada perdida, pensando en las cosas que sucedieron a lo largo de tu vida, por corta que fuera, y desearás que todo se repita tal cual lo recuerdas, y mientras piensas en ello sientes como si todo estuviera pasando de nuevo, como si las personas que ves sonrientes en las viejas fotografías todavía no hubiesen nacido, visto la luz y lo que sucede en las fotografías es una premonision de algo que todavía no ha sucedido, y que no quieres que llegue a suceder, porque alguna vez las recordarías y te darías cuenta de que todo pasó y jamas se repetirá. Lo peor de todo es que sabes que no se va a repetir. Pero te basta con poder recordarlo. Te basta con saber que alguna vez eso sucedió, y las personas que sonríen en las fotografías en realidad fueron felices, aunque ya no estén a tu lado. .

Al final del día los recuerdos siempre serán los mismos. No desearía que fuera de otra manera. Eso hace que sean mas reales. Mas crueles, también. Pero mas reales. Y supongo que eso esta bien.

jueves, 10 de abril de 2014

Cadáver de un sueño



Por: Angie Arias

Es esta parte de mi vida, no quiero pensar en el pasado; pero no es si quiera o no, los recuerdos siempre están girando en mi cabeza, y a veces salen por mis ojos en forma de lágrimas. Y es así, con la misma velocidad que un recuerdo llega a tu mente, con la misma velocidad te lastima. No es que todo en mi vida haya sido malo, pero lo bueno también te puede lastimar, y no por el hecho de que ese momento te haya sacado sonrisas, sino por el hecho de que ya no volverán las personas que te las causaban.

-¿Cuál es la diferencia entre soñar e ilusionarse?- Pregunté.

-Es fácil! Tú puedes hacer realidad tus sueños, mientras que las ilusiones, son solo eso, ilusiones. Tú no lucharías por una ilusión, porque si lo hicieras, se convertiría en un sueño.- Respondió.

Tal vez tenía razón, pero ahora que lo pienso, los sueños también se convierten en ilusiones, y eso pasa la mayoría de las veces. Las personas se conforman con poco y no luchan por lo que quieren, por lo que sueñan. Se frustran con tan solo un intento, con las críticas de los demás y pierden la confianza en sí mismos.

Por otro lado, las personas que si cumplen sus metas son felices, pero no hay que olvidar que la felicidad se vive en compañía, ya que solo, la felicidad no dura mucho porque detrás de todo sueño hay una persona para compartirlo y disfrutarlo; y si no hay nadie, solo será felicidad momentánea o incompleta… En fin, ya no importa nadie porque la sociedad te vuelve superficial y egoísta. Y yo, yo ya estoy cansado de tanta superficialidad en este mundo; así que sin pensarlo mucho, he decidido suicidarme.

Mi mejor caida



Anonimo.


Era una tarde de otoño y yo salía del colegio en mi bici, me distraje viendo el paisaje que estaba a mí alrededor y accidentalmente me tropecé con un chico que traía una guitarra y sus libros.
-oh perdona es, es, es, que me distraje lo lamento estas bien ¿? -Mientras tartamudeaba estúpidamente-
-no tranquila si lo estoy, y tú te lastimaste ¿?
-am no, estoy bien.
Pero al tratar de levantarme, me di cuenta que no era así, me había herido la rodilla y estaba sangrando, para colmo.
-pero mírate, estas sangrando.
-¡a si! pero no es nada, solo es un rasguño.
- a ver, déjame ayudarte.
Saco un pañuelo que traía en su bolso, y vendo mi rodilla.
-ven déjame llevarte a tu casa, yo manejare la bici.
-no, no es necesario –dije a penada-
-si pedaleas con la rodilla así va a ser peor; además, al parecer eres muy distraída y te puedes tropezar de nuevo –dijo aquel chico un poco serio y autoritario, como cuando tu papa te habla con preocupación-
Yo me sentía realmente avergonzada por aquel hecho, pero soy demasiado terca así que no lo permití; y al ver la situación dije un poco más seria.
-no, te lo agradezco; pero me puedo ir sola a mi casa-lo dije con un tono de orgullo-
-segura ¿?
-sí, y de nuevo, lamento lo de el tropezón.
-ujum -asintió con la cabeza, mientras miraba su celular- agg se me hace tarde te veo luego… decía mientras se alejaba corriendo-
Subí a mi bici, y seguí de nuevo hasta mi casa, claro que esta vez pedaleando pero con una sola pierna.
Llegue a casa, descargue mi maleta encima del sillón, y fui a la cocina. salude a mi mama que estaba picando algunas cosas para reparar el almuerzo, mientras yo buscaba algo de tomar en la nevera; cuando cerré la nevera ella noto el vendaje con el pañuelo en mi pierna, e inmediatamente soltó el cuchillo, se agacho y preocupada dijo:
-¡que te paso en la pierna! ¿? –Mientras me quitaba el vendaje con delicadeza-
-cuidado ¡! Duele; solo me caí de la bici eso es todo.
-y este pañuelo ¿?
- amm…- decía mientras me frotaba el cuello con la mano, y mirando hacia el techo- Es de un chico, lo que pasa es que ¡accidentalmente! lo atropelle…
-lo atropellaste con la bici ¡! ¿?
-sí, pero fue accidental. Además a él no le paso nada, solo me vendo la rodilla y ya eso fue todo.
-te disculpaste ¿?
-claro…
-está bien, a ver, siéntate que te are curación
- no mama, ¡nooooo! ¿qué me vas a hacer?
-no te va a doler.
Apropósito eso fue mentira, si me dolió; pero en manos de una mama todo duele menos.
Estaba en clase cuando sentí el llamado de la naturaleza, me aguante durante una hora pero ya no podía; lo único bueno era que ya íbamos a salir del cole. Inmediatamente sonó la campana, Salí corriendo al baño sin siquiera preocuparme por recoger mis cosas.
Salí del baño, me dirigí al aula y Recogí mis cosas; saliendo de mi salón escuche una guitarra y la vos de un chico en otro salón, ya casi no hay personas en el colegio, e instantáneamente pensé en aquel chico del incidente; y yo me acerque a el salón escuchando aquella linda tonada, Me senté junto a la puerta con las piernas cruzadas en el suelo.
Cuando de un momento a otro, la melodía paro y yo seguía ahí sentada como por 10 segundos; cuando la puerta se abrió y yo fui a dar en el piso mirando aquel chico y el a mí. Yo inocentemente le dije:
-hola
-tu… que hacías ahí e ¿? –dijo un poco nervioso-
-am es que escuche una guitarra, y sonaba muy bien… así que me quede a escuchar. Eras tú no es así ¿?
-mm ves a alguien más en el salón ¿? –dijo en un tono reprochable-
Yo aun en el suelo dije- no- un poco molesta por su actitud
Paso por mi lado y dijo –que… te piensas quedar ahí acostada ¿?
-pues no, además me tengo que ir a mi casa-dije un poco orgullosa mientras me levantaba-
-Está bien como quieras, es tu problema -
Me detuve para sacar el celular de mi bolso y habían 5 llamadas perdidas de mi mama y 3 de mi papa, vi la hora, y me di cuenta de que iba llegar prácticamente una hora tarde a mi casa, y seguramente mi mama me iba a regañar; sabiendo lo que me pasaría, fui a coger mi bici tan rápido como pude.
Llegue a mi casa y mi mama me miraba con cara de asombro y una mezcla de alivio mientras la cambiaba a regaño y preocupación, yo sabía lo que se me venía encima y trate de explicarle; pero de alguna forma u otra fue inútil porque ella tenía razones suficientes como para que yo le discutiera. En fin, lo único que se me ocurrió fue hacerle uno de esos pucheros cursis que ella tanto adora, y que son irresistibles, ok no, pero ella el ama una vez que estuviese más calmada le pediría disculpas.
Al día siguiente en el descanso del colegio hablaba con mis compañeras y ya que era nueva en tal institución, decidí preguntarles de una forma desinteresada como si el tema surgiese de la nada acerca de tal chico de la guitarra que se encontraba en último grado; como era de esperarse ellas de manera burlona me preguntaron si acaso me gustaba, yo de manera rotunda y malhumorada les dije que ¡no!, claro esta les di argumentos de por qué la pregunta, pero esa clase de argumentos orgullosos los cuales suelo hacer como ese niñito me causa molesta e indiferencia; pero aun así prefiero saber cómo es para no juzgarlo. Quien lo diría, al fin de acabo me creyeron y me hablaron acerca de el... comenzaron en una lista.
Primero katherin
-ok, es bastante sencillo, tiene esa típica manera de comportarse por ser un chico mimado.
Miranda
-le gusta tocar la guitarra, aun que por lo que se no esta en ningún grupo de el colegio.
Sophie
-se que su familia es adinerada y que los amigos con los que anda son unos de los más populares, e hijos de los empresarios y abogados más reconocidos.



Supongo que para mí era suficiente para tener la imagen de un chico realmente arrogante y presumido, claro está, el hecho de que me gustaría no tener importancia alguna sobre saber acerca de el, pero se me hacia un poco irresistible no sentir que me despertaba cierta curiosidad.


martes, 8 de abril de 2014

Riders, movimiento cultural.


Por José Daniel Bustos

El día de hoy, martes 8 de Abril del 2014 a las 3 de la tarde, el grupo juvenil de lectura Riders hizo su primera aparición en la televisión publica.


Faltaron cosas por decir y libros por mencionar. Pero sin duda experiencias como esta nos hace reflexionar sobre lo que está pasando. El solo hecho de crear un grupo de lectura al que asisten casi 200  personas en una ciudad que no lee es algo fantástico, casi mágico y aún así realista. Esta es una realidad diferente a la que plasman las novelas de rcn y caracol, y las series de disney channel. Una realidad que nos hace ver que somos nosotros mismos quienes damos forma a la realidad. Eso es, en parte, lo que nos hace humanos. 


Todo esto nos trae, tambien, cierto tipo de dudas existenciales. El deber del ser humano, mas que dar respuestas, es hacerse preguntas. Pero esa es la cosa con las preguntas, merecen ser resueltas. Hoy Riders responde.
¿Qué es Riders?

Daniela mosquera:  Para mi , Riders es lo que tu quieras que sea, desde un simple grupo de lectura hasta un paraíso donde la gente sale de la realidad y entra a su prototipo de mundo perfecto.

Valentina García Ortega:  Riders era un espacio en el que compartíamos nuestras diferentes opiniones respecto a ciertos libros, ahora se ha convertido en un movimiento, promovemos no sólo lectura, sino también cultura, alegría. Donde podemos ser quienes queramos ser.


¿Qué es leer?

Jhon Valencia: Leer es la mejor forma de abrir tu mente a nuevos universos.

Valentina García Ortega: Leer es simplemente leer, dejarse llevar por las palabras, y dejar que transmitan lo que allí plasmado está, no importa qué.

¿Para que leer? 

Daniel Bustos: Para acercarte a la realidad de una manera mas amable.

Daiana Sanchez: Para fortalecer nuestro léxico y seguir conociendo mas y mas acerca de nuestras inquietudes respecto a un tema.

¿Por qué leer?

Catherine Belalcazar :Porque la vida es muy corta para hacer todo lo que quisiéramos pero los libros nos dan la posibilidad de al menos a través de la imaginación tener la posibilidad de hacerlas.

Marcela Hernandez Calderon: Porque leer entretiene, divierte; porque leer enseña.

¿Qué leer?


Daniel Bustos: Cualquier cosa. Desde la etiqueta del embase del champoo, pasando por la biblia hasta García Marquez o HArry Potter.


Valentina García Ortega: Leer lo que te plazca.




Una pregunta puede responderse con una sola palabra, o con un libro entero. A veces basta solo una mirada para responder una pregunta. Aún así, hay preguntas que tal vez nunca podamos responder, y tal vez haya millones de respuestas para una sola pregunta y es allí cuando la fé y la fantasía nos abren las puertas de un universo infinito.  Y esto es Riders, una pregunta, una respuesta, una palabra, una mirada, un libro, un universo, un movimiento cultural. 

sábado, 5 de abril de 2014

Al azar.


Por: José Daniel Bustos


  Al azar, entre mil calles vestidas de tristes tonos grises y verdes desvaídos decidí caminar. Al azar te encontré en una esquina mientras mis ojos intentaban evitar distracción alguna. Decidimos resguardarnos de las miradas del sol bajo un árbol de pomarrosa viendo las nubes pasar, contandonoos historias sin fin, con ese dulce sabor en nuestras papilas gustativas que nos animaba a revelar nuestros mas intimos secretos, y a vagar entre mentiras y falsas ilusiones.
  Siempre guardaré entre las paginas de mi diario tus palabras y tus miradas, y pétalos de rosas. Porque tu y yo, fuimos victimas prematuras del azar.

viernes, 4 de abril de 2014

Extasis 15:50 pm

Por: Camila Sanchez

En el grupo tratamos de que nuestras actividades sean variadas y permitan que nuestra imaginación y creatividad vuelen junto a las nubes y las palabras. Por eso, en uno de nuestros "viernes de manualidades" decidimos tomar  un pequeño momento para escribir. El ordenador nos dio 2 palabras al azar, y a partir de esas palabras debíamos escribir algo (anything). Esto fue lo que escribió Camila a partir de las palabras "Lunes" y "Nubes":


¿Has visto lo tranquilo que está el cielo?
No lo sé. Tal vez solo sea imaginación mía, pero siento que desde que el coyote me acecha todo es mas bello. El azul es mas brillante, el viento baila con las hojas de los sauces y las nubes se quedan estáticas conmigo porque tal vez, solo tal vez, estoy muriendo. Y la vida abandona mi cuerpo pero no mi alma, y estoy tranquila con eso porque lo que me espera es otro lunes, otro comienzo en un mundo nuevo.

jueves, 3 de abril de 2014

Anonimo

Son sus ojos, son sus mejillas, Son esas manos suaves las cuales he tocado un par de veces. Es su mirada, la cual es atravesada por unas hermosas gafas negras, son esos dulces y ácidos labios que he tenido el privilegio de rozar una sola vez. Es todo, todo de ella lo que me eleva, lo que me hace despertar cada día con un propósito. Hablarle. Ella sabe sacarme sonrisas, ella sabe como hacerme feliz, ella es mi felicidad, ella lo es todo.

Evento del mes de Abril

La truequetón Literaria es un espacio de interacción social de todos los usuarios de la cultura escrita con el fin de intercambiar diversos materiales de lectura.

Cada integrante que desee participar debe disponer de un material de lectura (Libro) que desee intercambiar. El truequetón consta de varias actividades de apoyo como una jornada de escritura en el muro y lecturas en a viva voz.

Será un ambiente lleno de música, poesía, libros, letras y diversión.

Tambien se hará intercambio de material visual ( Separadores, dibujos, pinturas, fotografías, postales etc) . Conversaciones en ingles del grupo hermano: Riders (the english side) Y muchas sorpresas mas.



El evento se realizará en las escalinatas y el parquecito de la biblioteca. La asistencia es gratis, y cualquier persona puede asistir.